Skip to Content

El valor del ciclo de vida del cliente (CLV) desde una perspectiva muy distinta.

Screen Shot 2016-03-02 at 9.37.33 AM

Es curioso, pero a veces los mejores enfoques empresariales vienen de los lugares más inesperados.

Mi padre era un italoamericano de primera generación; sus padres emigraron de Italia a los Estados Unidos a principios de los años 20 con “niente in tasca”; es decir, nada en los bolsillos. Aun así las historias que mi padre contaba sobre su niñez —incluso durante la Gran Depresión— estaban siempre llenas de calidez, felicidad, humor, una imaginación desbordante y sentido común, sin importar cuán dura la adversidad.

Era un hombre lleno de honor y humildad. Y nunca habría pensado en sí mismo como un emprendedor. Pero lo era. Al igual que sus padres, empezó sin nada en los bolsillos. Sin embargo, lo que sí tenía era un profundo amor a trabajar con sus manos. Era carpintero de oficio. Siempre trabajó por cuenta propia. Y aunque su trabajo evolucionó con los años —pasando de llevar sólo carpintería a todos los aspectos de la construcción propiamente dicha— nunca perdió su norte. Siempre se centró en la calidad de su trabajo y el valor que les proporcionaba a sus clientes.

CLV al estilo de mi padre.

Mi padre falleció recientemente. Y me ha conmovido la cantidad de gente que me ha abordado y dicho cosas como: “No me conoces, pero tu padre construyó mi casa y ha sido el lugar más feliz de la tierra para mí.” O, “nuestra casa es de una calidad increíble, no he tenido que hacer una reparación en 40 años.” O, “… los recuerdos más felices de mi vida ocurrieron allí.” O, “… mis siete hermanos y hermanas adoraban cada rincón, especialmente el cuarto de juego, toda nuestra vida la hacíamos allí”.

O cualquier otro de los muchos comentarios sentidos que me dicen que mi padre veía el CLV no como el beneficio neto que iba a sacar de una buena relación con sus clientes, sino como el valor que les podía aportar a lo largo de sus vidas. Ésa era la esencia de mi padre, un hombre que vivió para añadir valor a las vidas de los demás y lo hacía todos los días.

Es ciertamente una perspectiva muy distinta sobre el concepto de CLV. Y es aquélla de acuerdo a la cual vivimos —justo como mi padre hacía—.

Screen Shot 2016-03-02 at 1.12.25 PM

Texto original en inglés de Kathy Bucaro Zobens, socia fundadora de Liquid Iron y renombrada especialista en marketing integrado.